OVRSEA cada mes se dirige a sus clientes para evocar la actualidad del transporte y de la logística, además de los futuros desafíos. Esta semana se reúne con Véronique Danciu, directora de transporte mundial de Asteelflash Group, fabricante de electrónica francesa presente en todo el mundo. Ella describe para Le Chargeur, día a día perturbado por la crisis.

¡Hola, Véronique! ¿Puede empezar por presentarse?

Soy la directora de transporte importación-exportación mundo de Asteelflash desde hace casi 8 años. Lo internacional corre por mis venas: nací en Francia, crecí en África, pasé mis veranos en Inglaterra, mis vacaciones de primavera cuando era joven en Italia y ahora trabajo en Estados Unidos. Además, conozco muy bien el mundo del transporte, ya que he pasado toda mi vida profesional en este sector.

Asteelflash, ¿cómo lo describirias?

Somos un proveedor de servicios EMS (Electronics Manufacturing Services) internacional cuyo negocio principal es el diseño y la producción de conjuntos y subconjuntos electrónicos. Asteeflash fue creada en 1999 por Gilles Benhamou, quien en apenas veinte años logró alcanzar un volumen de negocios de mil millones de euros. Hemos mantenido nuestra independencia aunque el grupo fue adquirido a finales de 2020 por el sino-taiwanés USI. Somos más de 5.000 empleados en todo el mundo.

¿Cuáles son las características de la sociedad en el área del transporte?

Mi alcance como directora de transporte va desde la costa oeste de Estados Unidos hasta la costa este de China. Poseemos 17 centros de producción en todo el mundo, 13 de ellos en Europa, pero también en Túnez, Asia y las Américas. Por lo tanto, debo garantizar el suministro de los componentes de las 17 fábricas, observar el punto de vista del transporte y de las aduanas, y luego supervisar la re-expedición de los productos ensamblados a través de todo el mundo. Esto, por supuesto, con el apoyo de equipos de logística muy dinámicos.

¿Cuáles son sus grandes motivos de preocupación en este comienzo de año, una vez más marcado por una incertidumbre generalizada?

Desde hace algunos meses, todas mis preocupaciones diarias se han centrado en la temática de la capacidad. ¿Cómo puedo encontrarla? ¿Cómo evitar los Blank Sailings de última hora? Para mantenerse, hay que ser más proactivo que nunca. Ahora bien, aprendimos a ser proactivos muy pronto ya que el Covid amenazó nuestra planta de producción China a finales de 2019. Fuimos de los primeros en percatarnos de la ola y adaptarnos.

¿De qué forma?

Por ejemplo, inmediatamente ampliamos nuestros lead times en nuestros sistemas. Sabía que tendríamos que esperar cada vez más para conseguir espacio aéreo y que la solicitud sería postergada en el transporte marítimo. En cambio, el posterior comportamiento obsceno de las compañías navieras, no lo esperábamos ...

¿Cómo esta crisis sin precedentes ha cambiado su manera de dirigir los transportes de Asteelflash?

Esta crisis ha repercutido profundamente en nuestro modo de funcionamiento cambiándolo. Antes, tenía una organización bien sustanciosa en licitaciones anuales y negociaciones tanto aéreas como marítimas por año. Actualmente, trabajo el día a día y cotizando para 17 centros en todo el mundo. La carga de trabajo ha aumentado muchísimo y más que nunca mi papel consiste en manejar la incertidumbre y el estrés del transporte, trabajando entre bastidores para preservar a los otros equipos y socios en toda la cadena. Es por esta razón que también estoy escribiendo un boletín informativo con el propósito de mostrar y explicar la realidad del transporte de hoy en día. Quiero que el transporte no pase al olvido en nuestra empresa ni en las de nuestros clientes.

¿Las presiones sanitarias han hecho más difícil la gestión de los equipos dispersos por todo el mundo?

Sí. Considerando que han pasado dos años sin que haya podido ver a mis equipos, empiezo a tener escalofríos... Necesito ir a los centros de producción o a los muelles, hablar cara a cara con los equipos. Aunque las plataformas digitales hayan cambiado la situación y se hayan vuelto ineludibles, el contacto humano sigue siendo fundamental en nuestro oficio.

Por si eso fuera poco, fueron duramente golpeados por la escasez mundial de semiconductores. ¿Ha podido evitar las posteriores interrupciones del suministro?

Sufrimos las interrupciones del suministro como la mayoría del mercado y de la industria. Hay importantes retrasos en las entregas, pero logramos encontrar soluciones con nuestros clientes siendo más flexibles en la producción y también con el apoyo de nuestros socios. La escasez de componentes electrónicos continúa siendo una realidad cotidiana y no podemos prever una mejora significativa antes de 2023.

¿Cómo visualiza este 2022?

Durante el Noviembre pasado, me propuse anticipar un regreso a la normalidad para comienzos de 2022. Mi estrategia estaba lista: negociar los BSA después de los Juegos Olímpicos de Pekín y poner en marcha un plan de seis meses. Entonces llegó Ómicron y todo se derrumbó como un castillo de arena. Estamos en stand-by. Entre la crisis de los componentes y la del transporte, hay días en los que paso buena parte de mi tiempo apagando incendios operativos. Pero tengo esperanza, ¡deberíamos ver más clara la situación en la primavera!